Versatilidad en cuatro cuerdas

cedar-cuatro-03_grande

El cuatro, así como en España la guitarra y en Colombia el acordeón, en Venezuela representa identidad. Con el transcurrir del tiempo, su ejecución ha adquirido un carácter un poco más académico y con esto el fenómeno en boga: incluir al cuatro venezolano en cualquier género musical existente.

El acompañante del arpa en lo que llamaban las parrandas llaneras. Hasta “guitarrilla” le llegaron a llamar. Era la misma forma de un guitarra, solo que en vez de seis cuerdas, se redujeron a cuatro, pero hasta en el sonido era igual. En tiempos de la colonia, carpinteros de oficio a cambio de comida o cualquier obsequio fabricaban, muy empíricamente, el instrumento.

foto-prodavinci-1

Según Jorge Glem, cuatrista venezolano integrante de C4 Trío y ganador de la Siembra del Cuatro en explica que los guitarristas clásicos tienen un poco de razón, puesto que el cuatro no posee los bajos que tiene la guitarra. Entonces, si se va a hacer un concierto de cuatro de orquesta basada en la guitarra, estaría sonando un 60% de lo que debería sonar.

Un instrumento base en los géneros venezolanos, pero ¿hablar de cuatro solista? Pues, a nadie se le había ocurrido hasta que Fredy Reyna, guitarrista académico, se quedó sin su instrumento y lo único que tenía en casa era un cuatro. En este ejecutó todo lo que sabía de la guitarra, con la misma afinación y los mismos acordes, solo que ahora era un poco más pequeño y sonaba “Cambur Pintín”.

¿Y qué pasó después?

Sencillamente se marcó un precedente, que luego Hernán Gamboa con su “rasgapunteo” otorgaría un nuevo aporte a la ejecución del cuatro: la afinación Cambur Pintón, la que hoy día utilizan todos los cuatristas. Adiós a las tripas de animales o a los retazos improvisados de madera,  se estaba en presencia de una nueva entidad en el folklor venezolano.

Hernán Gamboa interpreta El Norte es una quimera de Luis Fragachán

El cuatro comienza a tener identidad

Edgard García, cuatrista de Son4, explica que no fue hasta la intervención del maestro Cheo Hurtado que el cuatro empieza a tener personalidad propia: “La posición correcta del cuatro se la debemos a Cheo Hurtado, el punto de apoyo no es la pierna izquierda como pasa con la guitarra. Es la pierna derecha y esto es por la dimensión del instrumento, al ser más pequeño, la posición debe cambiar para su ejecución, así mismo lo explica el maestro”.

Gracias a festivales como la Siembra del cuatro, Su Majestad el cuatro y otros, el auge de cuatristas solistas aumentó. Las exigencias cada vez eran más altas y las adquisición de un cuatro dejó de ser bajo estándares prefabricados, ahora el concertista posee la facultad de decidir con qué maderas y cuáles accesorios quiere en su instrumento. Así aparece primer cuatro de concierto en Venezuela por el luthier Ramón Blanco.


Maderas exóticas y uso de herramientas en la luthería

No solo en cuanto a la elaboración ha existido una evidente evolución, sino que también exponentes como grupos y solistas han incursionado en nuevos géneros a través del cuatro. La finalidad representa un norte colectivo: demostrar la versatilidad y la extensa gama de posibilidades que ofrece el instrumento criollo por excelencia.

This slideshow requires JavaScript.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s