Ramsés Siverio: Ser el pilar de esos vástagos que están creciendo

Dedicación, pasión, compresión y paciencia son algunos de los valores que comprende ser profesor universitario. No solo basta con ocupar un oficio sino dejar un camino, una lumbrera para quienes próximamente saldrán de un salón de clases a poner en alto una antorcha que tendrá por fundamento una profesión 

Ramsés Siverio, fue estudiante de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello, extensión Guayana. Al graduarse, su motivación por ser profesor universitario en su casa de estudio era un impulso constante, una pasión suprimida que de alguna forma quería cumplir. Aproximadamente en el año 2013 entra a ser ahora no solo un ex estudiante de la UCAB sino el responsable de dictar clases en la cátedra de semiótica .

Ana Serres: ¿Cómo surge la idea o iniciativa para postularse como profesor universitario?

Ramsés Siverio: La idea surge cuando comienzo a tener contacto con uno de los ingresados de la universidad, entre conversaciones, me doy cuenta y me preocupo al ver su nivel intelectual. Me doy cuenta que los requerimientos, hasta los más mínimos para ser comunicador social, eran desconocidos para ellos. Que había desconocimientos de las diversas áreas, no solo de la comunicación sino también en la cultura general, contenido que incluso cuando fui estudiante eran de consumo obligatorio y posteriormente veía que para ellos era un desconocimiento total. Además, el rendimiento laboral de los mismos: las notas de redacción, los supuestos planes de medios, trabajos bien producidos en el área audiovisual pero con falta de conceptos. Todo esto me hace hablar con el anterior director de la escuela de comunicación Vladimir Kislinger. Le comento mi preocupación y también aproveché para ponerme a la orden para dar clases. Él estaba igual que yo, estaba nuevo como director de escuela y me afirmó que estaríamos en contacto para ponernos de acuerdo y yo entrar a dictar clases. Para unirme a este cambio y sobre todo a ese grupo de profesores que, al igual que nosotros, tenía una carga por los estudiantes y futuros profesionales. Al tiempo, la profesora Paulina Morales, quien le toca mudarse a Ecuador me dice: “Ramsés, mijo, me voy. Ya dije que usted iba a ser el próximo profesor. Yo sé que tú estás capacitado para esto, te recomendé en la escuela. Tengo plena confianza en ti”. Y bueno, se presentó de esta manera la oportunidad. Comencé con la cátedra de semiótica, sigo con ella y también con sociología de la comunicación y sociología política.

AS: ¿Alguna vez se imaginó dando clases en la que un día fue su casa de estudio?

RS: Sí, en algún momento lo llegué a imaginar. Pensaba que no solo podía seguir contribuyendo con mi casa de estudio haciendo bien mi trabajo como profesional sino también dando clases, siendo profesor. Siendo estudiante me buscaban para dar accesorias o para explicar estadística, así que sí acaricié la posibilidad de dar clases. Hasta los momentos ha sido una satisfacción tremenda.

20161208_103532

AS: ¿De qué manera cambió su vida dar clases? ¿Cuál fue el mayor giro?

RS: Bueno, fueron muchas cosas… el mayor giro fue estar cada día más consciente y, es algo que siempre lo llevo muy dentro de mí, de que todas mis acciones son un ejemplo de modelaje. Cualquier cosa que hago será de ejemplo para unos jóvenes que se están formando, es un ejemplo desde el punto de vista personal y profesional para todos los académicos. Es tener cada día más consciencia de la re-afirmación de unos principios de vida, en este caso, es buscar esa formación virtuosa del individuo, la perfección o este perfeccionamiento del contenido intelectual que se maneja, de una postura hacia el país, de ser una figura para los estudiantes; ser una especie de caja de resonancia para llevarle un mensaje de orientación a los jóvenes. Que el conocimiento no se quede solamente en lo académico sino darle también luces, orientaciones sobre qué postura fijar o qué instrumentos le podemos dar a los estudiantes para que ellos mismos comiencen a crear su propio criterio sobre las situaciones que los rodean, además, qué pueden hacer ellos para cambiar esas situaciones y realidad en la que están viviendo. Creo que el ser profesor me hizo mucho más consciente de eso y es algo a lo que me dedico todos los días de mi vida, tratar de transformar lo más que pueda ese razonamiento, ese juicio para ser que la universidad se dé hacia ese colectivo y la mejor manera de hacerlo es darle esas herramientas a los chamos para que vayan y transformen el mundo.

20161208_103109

AS: Cómo o con qué relaciona la docencia: ¿Un fin monetario o un estilo de vida?

RS: No, no, no, sin duda que con la parte monetaria no. Pese a que esta es la mejor universidad que paga en el país, creo que lo que nos mueve acá no es lo monetario sino las ganas de transformar una realidad. Es lo mismo que me llevó a ser periodista, lo que me sigue manteniendo en esta tribuna de periodismo la cual comparto con la universidad. Considero que ambas son fines perfectamente compatibles, distintas tribunas pero con un mismo fin: transformar una realidad a través de la luz de conocimiento, del saber, contribuyendo con la  formación de generaciones ya no tan futuras porque hablar de la juventud ahora se conjuga en presente con los cambios que ahora están haciendo. Sin duda no es un fin monetario, tiene que ver más con una vocación, una convicción. De hecho, en un principio pensaba en dar clases a honores acá porque no lo hago por dinero sino por estas motivaciones ya nombradas y porque para mí es un profundo placer, tal como hablaba Aristóteles sobre el placer de aprender. Puedo decir yo que también tengo placer de aprender aquí ya que también aprendo con las clases que doy, aprendo de mis estudiantes como también puede hablar sobre el placer de dar clases, de que mi luz sea la luz de otros.

AS: ¿Con qué palabras definiría la profesión de docente universitario?

RS: Ser ese pilar de los vástagos que están creciendo y que luego van a ser los pilares de nosotros.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s