José Gregorio Hernández: El médico de los más necesitados

*** Es recordado por su loable labor en el sector de la salud en Venezuela, en su momento innovó cátedras de la rama de Medicina en la Universidad Central de Venezuela (UCV), para así permitir la formación de mejores profesionales. Un médico de primera, un profesor ejemplar y un ciudadano de primer nivel.

 José Ali Linares Torrealba

            José Gregorio Hernández Cisneros, nació el 26 de octubre de 1864 en la localidad de Isnotú ubicado en el Municipio Rafael Rangel del Estado Trujillo. Él era el mayor entre seis hermanos, fue hijo de Benigno Hernández Manzaneda y de Josefa Antonia Cisneros Monsilla, su padre era de ascendencia colombiana y su mamá de ascendencia Canaria, de esta última  heredó parte de su carácter.

La mayor parte de su infancia la vivió en su natal Isnotú, su mamá se dedicaba a las labores de la casa y su papá era propietario de un establecimiento de productos secos, víveres y farmacia. Con tan solo 8 años, José Gregorio queda huérfano de madre, a pesar de la adversidad su papá decide seguir adelante con sus hijos

descarga-1
Dr. José Gregorio Hernández

De los Andes a la Capital                          

Uno de sus mejores maestros llamado, Pedro Celestino Sánchez, dirigía en ese entonces un importante colegio privado en esa localidad, este le recomendó al padre de José Gregorio, que lo enviara a la Capital del País, ya que el pequeño poseía una alta capacidad intelectual, haciendo caso a la recomendación de este educador, el infante es enviado a la región Capital con tan solo 13 años.

En 1884 se graduó con honores de Bachiller en Filosofía en el Colegio Villegas de Caracas, uno de los centros más prestigiosos de la época, ese mismo año ingresa a la Universidad Central de Venezuela (UCV), para cursar estudios de Medicina, siendo uno de los estudiantes de Medicina más destacados en la historia de esa casa de estudios.

jgh-e1477469804356

Compromiso y lealtad

José Gregorio siempre demostró su alto nivel intelectual, y era notable la impecable educación que había recibido en su hogar, lograba destacarse ayudando a personas que lo necesitaran, impartiendo sus conocimientos en la mayoría de los casos.

Hablaba más de 6 idiomas, inglés, francés, portugués, alemán e italiano y dominaba el latín, esto le permitió adquirir muchísimos más conocimientos de que ya tenía y le permitía vincularse con personas muy reconocidas.

En 1988 culmina sus estudios y egresa como Médico Cirujano, en ese entonces el Rector de la UCV, Dr. Santos Dominici, se ofreció a ayudarlo económicamente para montar un consultorio en Caracas, noble gesto que José Gregorio agradeció con estas palabras:

– ¡Cómo le agradezco su gesto, Dr. Dominici! Pero debe decirle que mi puesto no está aquí. Debo marcharme a mi pueblo. En Isnotú no hay médicos y mi puesto está allí, allí donde un día mi propia madre me pidió que volviera para que aliviara los dolores de las gentes humildes de nuestra tierra. Ahora que soy médico, me doy cuenta que mi puesto está allí entre los míos…

Tal y como se lo prometió a su madre, regresó a su Isnotú natal, para convertirse en el médico por excelencia de los más necesitado, convirtiéndose así en uno de los mejores galenos de la región andina de la época, por este lapso recorrió la mayor parte del territorio andino, colaborando con los pobres.

Ya para el año 1889 recibe una correspondencia por parte de unos de sus mejores profesores, donde se le notificaba que él había sido recomendado al Presidente de la República, Abog. Juan Pablo Rojas Paúl, para que fuera enviado al exterior para a estudiar con perfección ciertas materias experimentales y así contribuir a la modernización de la medicina venezolana, la cual fue aceptada y poco tiempo después ya se encontraba en Europa.

De regreso a Venezuela

Al retornar al país nuevamente, se dedica entre otras cosas a dictar clases en la Facultad de Medicina de la UCV, no dejando a un lado su vocación por servir a los más necesitados. Esta actividad la ejerció durante muchos años siendo protagonista de muchas aperturas de espacios para la actualización del conocimiento.

Trágicamente muere en Caracas atropellado por un automóvil en Junio de 1919, fue enterrado en la Iglesia de la Virgen de la Candelaria, en la Parroquia Candelaria en Caracas. Su legado siempre será recordado por todos, y su nombre quedará marcado de por vida en la memoria de todos los venezolanos.

ow-to-take-betterfamily-vacationpictures
Infografía de los trabajos más resaltantes de José Gregorio Hernández
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s