María de la Concepción Palacios y Blanco

Más que solo la madre del Libertador de Venezuela

Caraqueña de sangre real fue la primogénita del noble Feliciano de Palacios y Sojo, y de doña Francisca Blanco y Herrera. Los Palacios ostentaban clase y gusto, eran ricos nobles criollos una de las familias de esa época con más poder, esto hizo posible que la infancia de María fuera nutrida de educación de las artes, lo que era lo más común y aceptado en aquella época para las femeninas.

La joven María desarrolló un gusto por la música tal, que no sólo tocaba un instrumento sino 4, la flauta, sin embargo, era su favorita, según crónicas de la época, tocaba con delicadeza dicho instrumento, incluso en reuniones familiares o sociales. Le gustaba escribir, redactar cartas, además disfrutaba pintar ya que podía relajarse y despejar su mente.

La describían como una joven fina, delicada, con porte y elegancia, era pálida y su piel era inmaculada, lo que hacía que su cabello negro resaltara aún más, lo mismo ocurría con sus ojos, en sus retratos se observan un par de ojos amplios e inocentes de iris negro y con pestañas larguísimas que los enmarcaban.

pola1

A sus 15 años de edad contrajo nupcias con Juan Vicente Bolívar y Ponte de 47, quién también provenía de una familia rica y poderosa de la colonia.

9107533799485a4612dd1a0d8f023d5f
Esposo de María

Juan Vicente Bolívar y Ponte

El matrimonio duró  trece años antes de que Juan Vicente falleciera, ella quedó a cargo entonces de todo, no solo de sus hijos sino de los negocios y los bienes dejados por su esposo, la responsabilidad por mantener su vida tal cual resultó pesada pero María no flaqueó, crió a sus hijos y administró los bienes de la mejor forma que creía posible.

Actuó con diligencia y pudo aumentar y sanear los bienes dejados en herencia por Juan Vicente, demostró viveza e inteligencia en estas cuestiones y mantuvo las tareas administrativas sin muchos problemas.

María maduró muchísimo en pocos años, se convirtió en una doña joven, independiente y de carácter fuerte. En ese entonces la describían como una matrona, que a pesar de tener servidumbre ella misma se ocupaba de todo cuanto podía en las labores de su casa, de su hogar, que mantenía como una tacita de plata, solía decir.

dsc01900

Mantuvo cierta humildad de carácter y personalidad toda su vida, esto la hacía una persona abierta y agradable, sus costumbres permanecieron en ella con el paso de los años, la pulcritud, el decoro y la educación. A pesar de que se esperaba, ella no contrajo segundas nupcias luego de que enviudó, se mantuvo sola.

Casa de María y sus hijos

Tal estrella se apagó a los 34 años, muy, muy joven pero solo debilitada por la enfermedad, María enfermó de tuberculosis y falleció el 6 de julio de 1792, 8 años después de que su esposo falleciera, quedando sus hijos huérfanos. Imposibilitada de llegar al nuevo siglo que tenía tan cerca y que significaría grandes cambios para Venezuela.

maria-de-la-concepcion-palacios

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s