María Blasa Rivas: La Loca de Luz Caraballo

Al borde de la locura por sus dos hijos, que se fueron tras el ejercito de bolívar, siendo una de las teorías de la locura de María Rivas mejor conocida como “La loca de Luz Caraballo” en el estado Mérida.

Según cuenta la leyenda, esta mujer “se convirtió en mitos de camino de sus andanzas, creando huellas y seguros de verlas en presencia fantasiosa como anima en pena, cuentan los campesinos de esta región” según Venaventours.com.

María Blasa Rivas, nació en el pueblo de Jajó-Trujillo en 1885. Andrés Eloy Blanco, celebre de la poesía y político Venezolano, inmortalizó al escribir el poema sobre ella en el cual decía que tenía 5 hijos y reseña un poco de su historia.

copia-de-maria-blasa-rivas-la-loca-de-luz-caraballo

Por otra parte, existe otra teoría en la desconoce el motivo de su locura, y se niega la existencia de los 5 hijos como lo reseña el poema; no se le conoció ningún marido.

En el libro de Alfonso Briceño, el nieto de María Blasa, afirma que era una mujer independentista que para esa época era un acto de locura “Ella no era callejera ni nada”.

Solía atravesarse en los caminos de los Andes y pobladores del área, la ayudaban a regresar a su casa” como añade Briceño.

La loca de Luz Caraballo muere el 11 de noviembre de 1955. A los 42 años de edad, desapareció, cuando salió por última vez de su casa en 1947,familiares y amigos desconocen de su paradero.

Según Venaventours.com, explica que aún no logran descubrir que parentesco tenía con Eloy Blanco pero que en cierto sentido fue un elemento narrativo del poeta como hecho fenomenológico de la vida cotidiana ante la dictadura gomecista.

Actualmente este poema cuenta su historia a través del relato, y se canta ante su estatua ubicada en los Apartaderos- Mérida. Es Recitada por niños ante los turistas:

De Chachopo a Apartaderos

camina luz Caraballo

con violetitas de mayo

con carneritos de enero.

inviernos del ventisquero

farallón de los veranos

con fríos cordilleranos

con riscos y ajetreos

se te van poniendo feos

los deditos de tus manos

la cumbre te circunscribe

al solo aliento del nombre

lo que te queda del hombre

que quien sabe a dónde fue

cinco años que no te escribe

diez años que no lo vez

y entre golpes y traspiés

persiguiendo tus ovejos

se te van poniendo viejos

los deditos de tus pies

el hambre lleva en sus cachos

algodón de sus corderos

tu ilusión cuenta sombreros

mientras tu cuenta muchachos

una hembra y cuatro machos

subida, bajada, brinco

y cuando pide tu ahínco

frailejón para olvidarte

la angustia se te reparte

uno, dos, tres, cuatro, cinco

tu hija está en su serrallo

dos hijos se te murieron

los otros dos se te fueron

detrás de un hombre a caballos

la Loca Luz Caraballo

dice el decreto del juaz

porque te encontró una vez

sin hijos y sin carnero

contandito los luceros

seis, siete, ocho, nueve, diez.

Andrés Eloy Blanco

jaji

Jajó-Trujillo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s