Clic, la historia de un gamer

La era digital hizo que muchos encontraran pasión, alternativas y escapes a la monotonía a través de juegos de video, pero, ¿el ser un gamer afecta?

Despertó de su sueño sintiendo que ese era el día, el día en que su vida se desconectaría por horas y su existencia solo quedaría limitada a ver una pantalla hablando por él y, como por arte del destino, empezó a vivir el último día de su rutina virtual como él la tenía caracterizada.

¿Qué pasó ese día? −Le pregunté

Estábamos en su casa, un sitio con un porche grande, con áreas verdes un poco extensa. Una mesa redonda de vidrio los separaba a ellos de mí, éramos tres en ese momento, David, su amigo, él y yo. Mauricio, con una media sonrisa simplemente miró hacia el suelo buscando consuelo, la vergüenza de relatar cómo perdió la cordura por estar enamorado de una máquina era evidente, hasta que logró ponerse firme y decirme:

Me escapé de mi casa en la mañana para ir a jugar LoL en un cyber. Siempre iba para allá, pero ese día me pasé.

Piel oscura, fornido y cabello corto, pero rulo, así es Mauricio, a simple vista…una persona normal. League of Legends (LoL) es un juego multijugador, adictivo, tanto que El Negro, como le dicen sus amigos, sin consentimiento de sus padres, se escapó para reunirse con su amada destrucción. Debía estar en el liceo, estudiando, pero como muchos otros, él prefirió hacer click y conectarse a lo que él consideraba su verdadera vida.

Recuerdo que empecé a jugar como a las ocho de la mañana y terminé como a las cinco de la tarde. Sabía que me iban a regañar y que mis padres debían suponer que no fui a clases, pero no me importaba.

Al final de ese día solo recibió lo que él suponía. No había excusa ni remordimientos. Él sabía que su vida tenía un problema, su adicción a los videojuegos lo estaba llevando a un abismo más allá de lo pensado. Logró superarlo, aunque hoy en día sigue siendo adicto, puede prestarle más atención a su verdadero territorio, el terreno de los vivos al que tanto le huye, no por miedo, sino por desinterés.

infografia2
Algunos datos sobre los “gamers”. Fuente: onlineeducation.com

 

Amigos

David, amigo de Mauricio, estaba en el momento de la charla, escuchando y fingiendo no estar interesado en el tema vociferó que ser un adicto a los juegos de video no es tan negativo como para que afecte su vida estudiantil de tal forma como a su compañero de batallas ficticias.

Todo está en tener autocontrol. Aunque debo admitir que a veces cuando juegas solo quieres seguir haciéndolo, sin prestarle atención a la realidad. − Dijo David

Buscando refugio en el pensar equilibrado, argumentando que todo lo negativo tiene su positivo, llevando su quehacer a un nivel más allá de solo psicológico, sino llevándolo a lo espiritual. Hoy en día, después de tener estricta restricción de sus padres, Mauricio, a escondidas juega, a veces no cumple su deber, su deber ser un estudiante promedio.

No me dejan tocar una computadora para jugar hasta que las clases finalicen. Obviamente encuentro la manera de jugar en las noches, cuando mis padres duermen. − Dijo Mauricio mientras reía.

David encontró la forma de defender su punto ante el jurado imaginario que, sin dudas, era tan real para ellos que parecían abogados ante un juez. Tanto que explicar, pruebas que analizar, sin existencia en el mundo real.

Sabemos que nos afecta ser, de verdad adictos, porque lo somos, pero a veces este vicio se puede convertir en vía de escape, un modo de drenar estrés, porque podremos jugar mucho, pero eso no significa que no tengamos problemas personales, al contrario, tenemos tantos que jugar es nuestra vía de escape. − Mientras David decía esto Mauricio solo asentía con la cabeza en señal de una aprobación unánime ante Dios que tiene un problema.

grupo-de-gamer
Grupo de amigos que comparten su adicción a los videojuegos

Vida estudiantil

Mauricio sabía que algo iba mal, el viento se lo decía, al igual sus profesores. Un camino algo largo que llevó su desidia a repetir un semestre. Decidió permanecer como monje asiático, hizo un voto de silencio y fingió que todo iba bien. Pensó que había superado su adicción, que podía controlarla, pero no.

−             No quise decir nada, sabía que me iba a ir peor que la ves que me escapé porque esta vez me afectó directamente en mis estudios, antes también, pero no tanto como para raspar. –

La vida es un círculo, todo lo que se va…se regresa. Su madre se enteró de la noticia. “No hubo pleito, ni regaño, simplemente llegué a la casa y al entrar a mi cuarto vi que todos mis juegos habían desaparecido.”.

Su madre estaba conmigo dentro de la casa, sentada en un piano enorme de cuerda, muy bien cuidado a pesar de los años. Estaba entrevistando a su hijo cuando ella llegó de trabajar, por un momento pensó que estábamos jugando algún tipo de videojuego porque vio todos los teléfonos celulares en la mesa en la que entrevisté a Mauricio y David.

−             Sabía que él jugaba a escondidas, pero no lo frenaba porque sé que no todo es estudiar y confiaba en que estaba siendo responsable con sus estudios. −  Su madre me veía fijamente, sin expresión, se veía que le incomodaba un poco hablar del tema.

Una pausa prolongada apareció en su amada vida virtual. Obligado a vivir una vida normal. Entre chistes y anécdotas Mauricio me dijo que le tocaba vivir una vida mortal regular, es decir, que le tocaba socializar con otras personas, ser un peón del juego de Dios, en vez de ser el rey de su mundo ante su mundo digital.

− Han pasado ya 3 años desde que raspé ese semestre y, creo yo, que aprendí de verdad a controlar el vicio de jugar a toda hora. Los juegos de video pueden ser positivos también, pero yo no supe tener prioridades. −

Una vida llena alegrías y tristezas, como todas, ubicada en un huracán de prioridades regadas, sin número. Poco a poco encontrando un equilibrio entre lo que se debe y lo que quiere. Convirtiendo lo negativo en su antagonista. Encontrando el equilibrio para poder tener lo quiere sin problemas.

gamer-en-clase
La adicción puede ser tan grande que incluso durante clases se hace imposible dejarlo.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s